Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

El profesor nos cuenta

Ir al Profesor nos cuenta

Pueblos Antiguos de la Península Ibérica. El Mundo Celta.

DATOS DE INTERÉS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Celtas son aquellos pueblos autóctonos de la mitad occidental de la península Ibérica, que se fundieron con los indoeuropeos nómadas que venían del centro de Europa y se introdujeron por los Pirinéos hacia el año 800 - 500 a.C. a lo largo de cientos de años.

Los indoeuropeos van entrando en la península buscando asentamiento y van intercambiando sus costumbres y conocimientos, como la escritura o el conocimiento del hierro, con los pueblos nativos.

El llamado Mundo Celta es fundamentalmente agrícola y ganadero, aunque los pueblos situados en el norte de Galicia, Cantabria y Portugal, cerca del mar practicaban la pesca de forma habitual.

Vivían en castros, edificaciones muy sencillas, circulares y organizadas en anillos concéntricos, donde a pesar de su igualitarismo, sus habitantes poseían cierta jerarquización.

La función de la mujer es reconocida socialmente, hasta el punto de alcanzar una independencia con respecto al hombre. Recibe incluso una dote para sobrevivir. Se ocupa de los quehaceres diarios, a parte de cuidar el ganado y cultivar las tierras.

El dominio del hierro, sobretodo en los pueblos de la meseta interior, en lo que ahora es Ávila, Salamanca, Soria, etc, se desarrolla mucho más, ya que en esas zonas encontraron abundantes minas de hierro. A estos territorios se les llamó Vettonios y a sus viviendas con sus murallas defensivas castros vettones. Uno de sus símbolos podría ser el toro, y pudieron ser los autores de las cientos de esculturas de toros y cerdos que se encuentran por la zona.

Estos celtas hispanos se van diferenciando según se van combinando con otros pueblos y así llegamos a los Celtíberos. Hacia los siglos III y II a.C. se asientan y conforman grandes ciudades amuralladas, entre el Ebro y el alto Duero.

Utilizan la escritura de origen indoeuropeo, y llegan a acuñar monedas. La jerarquización se establece en estas sociedades y la riqueza de unos pocos hace que los más pobres se unan para hacerse fuertes contra las desigualdades.

Durante esta época primero los griegos y luego los romanos ya tenían interés por las riquezas prehispánicas y ambos pueblos terminaron ensangrentándose por conseguir la supremacía de la tierras ibéricas. Las guerras púnicas y romanas llegan a durar más de 100 años, convirtiendo al Mediterráneo en una guerra mundial.

Tras el triunfo de los romanos con los cartagineses, Roma tardaría dos siglos en dominar militar y culturalmente a los pueblos celtas del Norte de la península, más resistentes que la asimilación del Mundo Íbero. El proceso de romanización de la Hispania céltica y los elementos que finalmente contribuyeron a la integración del territorio fueron muy costosos.H

Historialia.