Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

El profesor nos cuenta

Ir al Profesor nos cuenta

Interpretación y corrientes de pensamiento acerca de los Pueblos Antiguos de la Península.

DATOS DE INTERÉS

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Cronología, áreas histórico-culturales e Historiografía de la España Prerromana.

• Cronología.

La cronología de esta etapa abarca desde el primer milenio a.C., es decir, fin de la Edad de Bronce (1000-800 a.C., con la llegada de los fenicios a la península Ibérica) y la Edad del Hierro completa.
Corresponde a la aparición de las primeras manifestaciones escritas, dando comienzo la Protohistoria en la península, (Con Protohistoria nos referimos a la etapa, por la cual pasan todas las sociedades, que está a caballo entre la Prehistoria, donde no hay manifestaciones escritas, y la Historia, que corresponde a la implantación de la escritura).


• Áreas histórico-culturales.

Distinguimos dos áreas histórico-culturales:

Mundo Celta: 

 (Celta: Gálata) con variaciones celtibéricas, castellana, castreña y lusitana. Su lengua es la indoeuropea. No toda la población indoeuropea es celta. Llegaron migraciones célticas por todo el Mediterráneo desde la zona de Austria. Los celtas llegaron a la península Ibérica, que estaba habitada, en un número pobre, pero más desarrollados que los habitantes de la zona, de lo que se deduce que estos pueblos más desarrollados fueron una gran influencia para los moradores de la península (Por ejemplo se desarrollan las culturas de los Campos de Urnas, es decir, no tienen enterramientos sino que incineran.)

 

Mundo Ibérico:

Con sus diferentes variaciones levantino-catalana, manchega y suroccidental. Enorme cantidad de yacimientos del mundo ibérico y suelen estar situados en las entradas de los ríos (Júcar, Segura...) El origen del mundo Ibérico no es claro (los íberos podrían ser autóctonos de la península Ibérica o población migratoria)

 

• Historiografía Española.

Distinguimos tres fases bien diferenciadas:
1. Del Humanismo a la Ilustración.
2. Desde la 2ª mitad del S. XVIII hasta la Guerra Civil.
3. Después de la Guerra Civil.


Primera Fase: Humanismo-Ilustración (
siglo XVIII).

En esta primera fase se desarrolla un gran interés por parte de los humanistas en descubrir como los romanos dominaron toda la Península Ibérica. Una de las primeras teorías que surgen a finales del siglo XVI y durante el siglo XVII es el Tubalismo: Tubal, el hijo de Noé, es fundador de la raza hispana.

Desde la implantación de los cabildos catedralícios, se empiezan a escribir “falsos cronicones”. Estos escritos eran encontrados “de repente” por dichos cabildos en los archivos de las catedrales y decían que se remontaban a esta época inconclusa de la península. Daban fe de lo antiguas que eran las órdenes religiosas y con ello los cabildos exigían más dinero del estado. Cuanto más antigüedad, más dinero.

En la época de la Ilustración se empiezan a cuestionar estos cronicones debido a que no era el mismo latín que el del siglo II o III y se llega a demostrar que eran escritos por los propios cabildos.

Segunda Fase: Desde la 2ª mitad del siglo XVIII hasta la Guerra Civil.

Desde 1898 (Un año antes se había descubierto la Dama de Elche) tienen lugar cambios significativos para la historiografía española. La Historia y la Arqueología pasan a ser disciplinas profesionales. Se amplían los Estudios acerca de estos temas (Un ejemplo es la Juna de Ampliación de Estudios). Presencia e interés por parte de historiadores extranjeros (Pierre Paris, Luis Siret etc.). Se lleva a cabo la unión entre Historia y Patrimonio (Aparece el concepto de Patrimonio Histórico). Desarrollo de las primeras excavaciones arqueológicas.
Las líneas de investigación que se desarrollaron fueron dirigidas a arrinconar factores sociales y económicos y se interesaron por las guerras y los pueblos dominantes. Se interesan por las raíces de los pueblos y se ayudan de nuevas técnicas, como la arqueología.

Autores:

Adolf Schulten: Recopila y estudia las fuentes antiguas sobre la península Ibérica, es decir la arqueología ligada a la literatura antigua. Historiador de segunda fila y su planteamiento esta demolido. Busca un Cnosso (Conocimiento) o Micenas español (como Tartessos). Se interesa por Numancia y hace trabajos sobre Cántabros, Astures y también por Viriato. Su obra: Fontes Hispaniae Antiquae. Le interesan aspectos guerreros de la sociedad hispana: la resistencia bélica más que las interacciones culturales. Este autor condicionó mucho la Historiografía posterior.
Visión de Schulten sobre Tartessos: Contempla la realidad Tartésica como una Atlántida, un paraíso soñado.
Cree que en la Península hay presencia mayoritaria de los Íberos, pueblo, que según él era de origen africano, totalmente salvaje, disperso y belicoso. Divididos en tribus y clanes, amantes de la libertad.).


Bosch Gimpera: Prehistoriador y arqueólogo español. Piensa que los pueblos más antiguos de la península Ibérica eran los de la zona pirenaica y después sucede la invasión ibérica, de origen africano. Sobre estos pueblos caerían los invasores propiamente dichos: los Celtas, definidos como gentes que buscan explícitamente romper con las identidades y evoluciones propias de los indígenas hispanos, conquistándolos y unificándolos.
Según este autor, se produce una reducción drástica de las poblaciones célticas, a pesar de que su presencia arqueológica es cada vez más persistente. Cuando las razones arqueológicas indudables obligan a admitir el carácter celta de Numancia, supone la presencia ibera por debajo de la aristocracia céltica.

Tercera Fase: Después de la Guerra Civil:

En esta tercera etapa de la Historiografía de los pueblos antiguos de España se desata un interés especial por la resistencia antirromana: desarrollo de las figuras de Numancia (ciudad mártir), desarrollo de la historia de Viriato, un gran guerrero que luchó contra el Imperio Romano hasta su asesinato. Se genera un interés por la Devotio Ibérica: Que conocemos por las referencias del mundo romano y que consistía en que el jefe de la tribu que muestra lealtad a sus hombres (repartiendo el botín en partes iguales, por ejemplo) y ellos devuelven su lealtad (siendo leales al jefe y muriendo por él)

Autores:

Antonio García Bellido: Su obra más representativa: España y los españoles hace dos mil años según Estrabón. (1945).
Su teoría es reforzar los rasgos de resistencia frente al invasor. Con estos rasgos se caracterizaba a los españoles, y sobre todo a los del interior y del norte. Se les llama celtíberos, concebidos como fusión entre Celtas e Íberos.

Antonio Tovar: Era filólogo clásico y se trajo de Alemania los estudios del indoeuropeo (estudia que lenguas se hablarían en el mundo prerromano). Iberische Landeskunde fue la punta de la lanza de un nuevo proceso: el de la constatación, frente al furibundo iberismo, de la importancia objetiva de los grupos indoeuropeos de la península. Tiene que ver con el desarrollo de los estudios indoeuropeos en España y con la negación de la africanidad del pueblo ibérico.

Julio Marínez Santa-Olalla. Esquema paleontológico de la Península Ibérica: Donde niega la Cultura Ibérica. “Todos son parte de la misma etnia hispana, con una mayor proporción de elementos precarios, con las débiles aportaciones mediterráneas lógicas, sobre la cual operan todos los elementos étnicos y culturales que son denominador común peninsular hasta la Edad del Hierro II”.

Martín Almagro Basch: Origen y formación del pueblo Hispano (1958): Para él no había pueblos en España, sino un “pueblo Hispano”, una unidad étnica esencial. La España levantina y meridional era blanda, permeable, agrícola y fácilmente colonizable. La España noroccidental era ruda, ganadera, violenta y de difícil conquista. (Raza indoeuropea inconquistable).

Julio Caro Baroja: Era un antropólogo vinculado a la imagen de la España de Albornoz (el carácter de España se hereda en la España Prerromana) y esta imagen es contraria a la Teoría de Américo Castro (España se forma con los cristianos, musulmanes y judíos). “Los pueblos del norte de la Península Ibérica” (1943). Donde lleva a cabo una apertura de las perspectivas en los ámbitos sociales y políticos de los pueblos antiguos de España. Desideologización, despolitización y preocupación antropológica. En 1975 “La clave de la regionalidad se encuentra no en lo medieval sino, sobre todo, en condiciones sociales, económicas y lingüísticas previamente existentes”, sin desdeñar “el influjo de los grandes acontecimientos históricos posteriores”.

Historialia