Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Yacimientos

Ir al mapa

Cantera de Forbes. Gibraltar. H. neandertalensis

DATOS DE INTERÉS

-Cómo llegar

PARA SABER MÁS

ENSAYO

Cromañón

Brian Fagan 

Gedisa Editores (2011)

 

El collar Neandertal

Juan Luis Arsuaga

Ediciones Temas de Hoy, S.A.

 

La saga humana

Juan Luis Arsuaga

Ediciones Temas de Hoy, S.A.

La especie elegida

Juan Luis Arsuaga

Ediciones Temas de Hoy, S.A.

 

 

NOVELA

El clan del oso cavernario

El valle de los caballos

Los cazadores de mamuts

Las llanuras del tránsito

Los refugios de piedra

la tierra de las cuevas pintadas

Jean Marie Auel

Editorial Maeva

 

DOCUMENTAL

En busca del primer europeo

Luis Quevedo, Iván Yamir, Alfonso Par

TVE y Turkana Films

 

 

 

 

Un poco de historia

El descubrimiento accidental de un cráneo de mujer neandertal en 1848, durante los trabajos de laboreo en la cantera de Forbes, en la base de la Cara Norte del Peñón de Gibraltar, supuso una revolución científica en la Paleoantropología de finales del siglo XIX. Posteriormente se han encontrado otros fósiles también Neandertales, en el cercano abrigo de Devil’s Tower (1926), como un fragmento de cráneo infantil, y recientemente material lítico en otras grandes cavidades (Cueva de Gorham, Vanguard, Ibex, Bray, etc.), abren una interesante línea de trabajo en los aspectos científicos y patrimoniales del karst en el Estrecho de Gibraltar. Se confirma, por tanto, como un lugar privilegiado del registro cuaternario mediterráneo, imprescindible en la reconstrucción de la historia paleontológica y paleoclimática del Pleistoceno superior.

 

Hace 24.000 años es la edad que se estima tenían, los neandertales que se refugiaban en la cueva de Gorham, como lo demuestra la industria lítica musteriense encontrada. 

En 2012 se encontró en esta cueva de Gorham, un grabado “abstracto” que pone de relieve el alto grado de inteligencia de estos Neandertales, cosa que hasta el momento se había dudado. Después de su estudio, en 2014 se puede asegurar que es el primer ejemplo que se conoce de un diseño abstracto grabado por aquella especie europea anterior a los humanos modernos, nuestra especie. Se trata de una roca con una serie de incursiones lineales, hechas ex profeso y a lo largo de cierto tiempo, lo que indica la capacidad de abstracción de esto homínidos, el pensamiento simbólico, al igual que los sapiens. Se considera un paso cognitivo fundamental de la evolución humana.

En la Cueva de Devil’s Tower se ha encontrado tambén industria musteriense, además de Hogares, es decir puntos de la cueva donde se reunían alrededor de un fuego ys erelacionaban. Hay que pensar que era una época de mucho frío, en plena glaciación Würm, donde la temperatura fué quizá de 4ºC o 5ºC menor que la actual. Es esta la zona menos fría de toda Europa, por lo que los científicos la  llaman refugio climático, de lo que podemos deducir que es toda esta zona dónde se refujian los últimos neandertales antes de su definitiva extinción como especie, quizá por “agotamientop genético”. Hay que resaltar que en los registros ibéricos no hay evidencia de violencia alguna entre Homo neandertalensis y hombres modernos, que no hay que descartar la convivencia entre ellas en algunos lugares.

 

Es importante destacar que por ser el sur de la Península Ibérica el último refugio de los neandertales ante el avance de los hombres anatómicamente modernos, es  lógico pensar que éstos no vienen desde África a través del estrecho de Gibraltar, como pretenden asegurar algunos autores, sino por vía asiática desde el Próximo Oriente.

 

 

 

 

CONTEXTO HISTÓRICO

 

Con unas características más toscas, más robustas que sus antecesores, con un occipital prominente (moño), característico, que les distingue de todos los demás grupos, aparece el nuevo grupo de homínidos, los Homo neandertalensis. Su nombre deriva del valle de Neader, cerca de Düsseldorf (Alemania), donde se encontró el primer fósil.

En  Europa se encuentran restos en  Ehringsdorf en Alemania, Pontnewydd en Reino Unido, Lazaret, La Ferrassie, la Quina y la Chapelle-aux-Saints en Francia, Kaprina en Croacia, etc,...

En a Península Ibérica han aparecido restos en la cueva de El Sidrón en Asturias, en Pinilla del Valle (Madrid),  Bolomor (Valencia), Lezetxiki (Guipúzcoa), Tossal de la Font (Castellón), Valdeboga (Burgos), Cova Negra de Xàtiva (Valencia), la Cueva de Gorham (Gibraltar) y La Carihuela (Granada) entre otros.

 

Estos Neandertales poblaron Europa entre los 250.000 años Pleistoceno medio y los 30.000 años Pleistoceno  superior, llegando a colonizar incluso Asia Central y Oriente Medio, desplazando a los “preneandertales” (Homo heidelbergensis). 

Tienen una cultura más sofisticada, una industria lítica más elaborada que sus antecesores, se conoce como Musteriense y la técnica de Levallois mejorando el aprovechamiento de la piedra y del esfuerzo. Ya no sólo fabrican hachas, sino tajadores, martillos, readeras, cuchillos, buriles y perforadores, etc..., utilizaban el fuego y enterraban a sus muertos, lo que ha hecho que se conserven mejor los restos de esta especie. Todos estos aspectos, hacen pensar que las relaciones entre los individuos, eran más complejas, existiendo una forma de comunicación más compleja.

 

Hace 100.000 años, el éxito, hasta el momento, de esta especie, va a sufrir la última glaciación (Würm), es decir el enfriamiento y por tanto la aridez de los paisajes y cambios en las condiciones de la Tierra, que les  llevará lentamente  a las puertas de la extinción. Esta extinción constituye uno de los grandes enigmas de la Antropología. ¿Por la falta de adaptación?. Para unos autores ese fue uno de los motivos, además de ser absorbidos y anulados en tan sólo 10.000 años por un  nuevo grupo recien llegado de África, o Asia y que coincidieron con ellos en Europa, los Cromañones (por ser de Cro-Magnon, en la Dordoña francesa, el primero de estos fósiles que se identificó) o Homo sapiens sapiens, paso más evolucionado de aquellos sapiens que se expandieron.

 

Durante esos 10.000 años de convivencia con los Neandertales, tuvieron que competir por los mismos recursos, pues ambos grupos eran muy similares y sus necesidades eran las mismas. Saldrían beneficiados los humanos modernos por algún carácter que le diera mayor ventaja para sobrevivirles, aunque no se sabe cual. Investigaciones recientes hacen pensar que ambas especies tuvieron tiempo suficiente como para cruzarse y compartir información genética entre ellos y aportar a los “sapiens” una mayor resistencia a las infecciones. Y algo más, nosotros, los humanos actuales, podríamos decir que nos corre sangre neandertal por las venas. H

Ampliar información>>