Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Personajes históricos

Ir al mapa

Presidente del Gobierno Adolfo Suárez

DATOS DE INTERÉS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Nace en Cebreros en 1932, Ávila. Licenciado en Derecho por la por la Universidad Complutense de Madrid, inició su actividad política en el Movimiento Nacional de la mano del ministro Fernando Herrero Tejedor, desde donde va escalando posiciones en distintos estamentos, llegando a ser miembro de la Secretaría General del propio Movimiento, luego Jefe de Gabinete, procurador en Cortes por Ávila, su tierra, gobernador civil de Segovia y convirtiéndose en Director General de Radiodifusión y Televisión hasta el año 1973, lo que le hace más popular al mismo tiempo que se le reconoce su buen hacer a lo largo de su trayectoria.

 

Tras la muerte del General Franco (1975), Adolfo Suárez pasa a tomar parte en la lista de los candidatos para presidir la Presidencia de España. Tras varias reuniones con el Rey la sorpresa se lleva a cabo. Adolfo Suárez será nombrado presidente del Gobierno el 3 de julio de 1976, para desmontar las estructuras franquistas, que constreñía todo el Estado.

Curiosa es la anécdota que comentan sus familiares de que como estudiante ya firmaba libros que prestaba a sus compañeros, como "Adolfo futuro Presidente del Gobierno".

 

Pasará a la Historia por ser el presidente que consigue pactar con todos los partidos políticos y llevar a cabo una transición política inmejorable.

 

Era un hombre de centro y su elección cayó mal a todos. La derecha y la izquierda de este país no le veían con buenos ojos, ser miembro del Movimiento Nacional no era su mejor carta de presentación. Sin embargo se rodeó de políticos fundamentalmente demócratas, lo que hizo que junto a la estrecha relación con el rey y su forma de actuar de paso lento pero seguro, se pudiera llevar a cabo la Reforma Política que tanto se añoraba.

Las decisiones que debía de tomar eran claves apara la Sociedad que se quería construir. Serían buenas para unos y malas para otros. Es el caso de la decisión de legalizar el partido comunista, que ganó muchos amigos, pero también muchos enemigos.

 

Desde el año 1936 no se celebraban en España unas elecciones generales libres. Fue el 15 de junio de 1977 cuando se llevan a cabo por primera vez. Adolfo Suárez sale reelegido al frente de la coalición de centro Unión de Centro Democrático, UCD formado por políticos con una estrecha relación con Suárez, que se había cosechado a lo largo de su carrera política.

Todos los partidos políticos de todos los “colores” hacen el esfuerzo de unirse para que el 6 de diciembre de 1978 se apruebe por referendun la Constitución y por fin se pase página a todo lo que suena franquista.

Adolfo Suárez ganaría las siguientes elecciones generales pero es durante este mandato cuando la UCD comienza a disgregarse y todos se le ponen en contra. En 1981 Adolfo Suárez dimite como presidente del Gobierno y dá paso a su sucesor Leopoldo Calvo Sotelo de la UCD, que durante la investidura de éste se produce el intento de golpe de Estado del 23-F. 

Adolfo Suarez no sólo no se agacha ante los tiros de pistola del golpista, sino que se enfrentará al teniente Tejero en el Hemiciclo, momento tenso y por lo que pasará a ser reconocido por todos los españoles, como un hombre valiente. Más adelante en una entrevista admitiría que si no hubiera sido Presidente del Gobierno, seguramente se hubiera agachado, como hicieron todos los demás diputados, excepto, eso sí, Santiago Carrillo y el Vicepresidente el general Gutiérrez Mellado, pero fue su cargo como representante de todos los españoles el que le dió fuerzas para no hacerlo y tener la entereza necesaria para estar a la altura de la situación.

 

La siguientes elecciones generales serían ganadas por Felipe González, al frente del Partido Socialista Español.

 

Adolfo Suárez continuaría en la política hasta el año 1991, al frente del partido de Centro Democrático y Social , CDS, partido que no tuvo mucho recorrido. Fue en ese año cuando decide retirarse de la vida política ACTIVA, para dedicarse por entero a su familia, a la cual había dejado “abandonada” para servir íntegramente a todos los españoles.

 

En 1996 fue nombrado presidente del consejo directivo del Consejo Español de Apoyo a los Refugiados (CEAR) y de la Fundación de dicha organización. Ese mismo año recibió el premio Príncipe de Asturias a la Concordia y, en 2001, fue designado presidente de la Fundación de Víctimas del Terrorismo.

 

Padre junto a su mujer, Amparo Illana Elórtegui de cinco hijos. Estará a su lado en todo momento y al de una de sus hijas, por la aparición de un cáncer, que se llevará a los dos en un corto espacio de tiempo.

Estos acontecimientos hacen al expresidente caer en una tristeza que se acrecentará por el anuncio en 2005 de la aparición de alzheimer hace dos años. Poco a poco empezaría a no conocer a nadie ni a ser consciente de la persona trascendente que había sido para este país.

En 2008 recibió en su domicilio la visita del Rey, al que Adolfo Suárez no reconoce. Don Juan Carlos ya le nombró duque por los servicios prestados en la transición, y ahora le hará entrega de la máxima condecoración que hace la Casa Real, el Collar de la Insigne Orden del Toisón de Oro. 

 

Los años siguientes sigue apartado de toda la vida pública, arropado por su familia.

 

Adolfo Suarez fallece a los 81 años por la enfermedad neurodegenerativa, el 23 de marzo de 2014. El funeral se llevará a cabo en la catedral de Ávila, donde quedarán sus restos.

 

Al expresidente también se le recordará por la “coletilla” del  “puedo prometer y prometo” se quedará para los anales de la Historia. Aunque España y el resto de países le recordarán como el presidente que llevó a a cabo la difícil transición política, transición que se toma como modelo para llevarse a cabo en países que no disfrutan de una democracia.H