Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

Yacimientos

Ir al mapa

Cueva Morín, Villanueva de Villaescusa. Cantabria. Homo neandertalensis

DATOS DE INTERÉS

-Cómo llegar

PARA SABER MÁS

ENSAYO

Cromañón

Brian Fagan 

Gedisa Editores (2011)

 

El collar Neandertal

Juan Luis Arsuaga

Ediciones Temas de Hoy, S.A.

 

La saga humana

Juan Luis Arsuaga

Ediciones Temas de Hoy, S.A.

La especie elegida

Juan Luis Arsuaga

Ediciones Temas de Hoy, S.A.

 

 

NOVELA

El clan del oso cavernario

El valle de los caballos

Los cazadores de mamuts

Las llanuras del tránsito

Los refugios de piedra

la tierra de las cuevas pintadas

Jean Marie Auel

Editorial Maeva

 

DOCUMENTAL

En busca del primer europeo

Luis Quevedo, Iván Yamir, Alfonso Par

TVE y Turkana Films

 

 

 

Un poco de historia

El yacimiento se encuadra en Villanueva de Villaescusa a 6 km al sur de la actual bahía de Santander.  Se descubrió en el año 1910, llevándose a cabo varia campañas a lo largo de los siguientes años. De estas campañas se recuperaron materiales que se encuentran en el Museo Arqueológico Nacional de Madrid, el Museo Nacional de Ciencias Naturales y el Museo Regional de Prehistoria y Arqueología de Cantabria.

 

Es uno de los yacimientos clave para la comprensión del Paleolítico en el norte de la Península Ibérica. Más concretamente, su papel es vital para la comprensión de la Transición entre el Paleolítico Medio y Superior en la región cantábrica, ya que presenta una serie de niveles correspondientes al Musteriense Final y al Auriñaciense arcaico. Su datación se enclava en unos 35.000 años de antiguedad.

Su estratigrafía muestra la secuencia de la transición entre una Cultura Musteriense, típica de los neandertales y la Auriñaciense, también llamada Chatelperroniense, más propia de los Homa sapiens. La duda está en saber si esta industria Auriñaciense, más  avanzada, también fueron capaces de hacerla los propios neandertales. La diferencia básica entre las dos culturas estriba en que en ésta última se empiezan a elaborar útiles de asta, hueso y marfíl, así como el empleo de un percutor lo que permitía hacer un trabajo más fino, donde las lanzas eran mucho más afilados que los de musteriense.

Cueva Morín se muestra como la cueva con mayor y mejor representación de Cultura Chatelperrón en toda la Península Ibérica. En los niveles superiores, se encuentra cultura más reciente, como la Perigordiense.

 

Recientemente se ha descubierto lo que parecen restos de un enterramiento humano. No se trata de restos de esqueleto como los que se encuentran normalmente en los yacimientos paleolíticos, sino de un molde en proceso de fosilización y compuesto por sedimentos finos y materia orgánica. Al conjunto se le conoce como el “hombre de Morín”. H

 

 

 

 

CONTEXTO HISTÓRICO

 

Con unas características más toscas, más robustas que sus antecesores, con un occipital prominente (moño), característico, que les distingue de todos los demás grupos, aparece el nuevo grupo de homínidos, los Homo neandertalensis. Su nombre deriva del valle de Neader, cerca de Düsseldorf (Alemania), donde se encontró el primer fósil.

En  Europa se encuentran restos en  Ehringsdorf en Alemania, Pontnewydd en Reino Unido, Lazaret, La Ferrassie, la Quina y la Chapelle-aux-Saints en Francia, Kaprina en Croacia, etc,...

En a Península Ibérica han aparecido restos en la cueva de El Sidrón en Asturias, en Pinilla del Valle (Madrid),  Bolomor (Valencia), Lezetxiki (Guipúzcoa), Tossal de la Font (Castellón), Valdeboga (Burgos), Cova Negra de Xàtiva (Valencia), la Cueva de Gorham (Gibraltar) y La Carihuela (Granada) entre otros.

 

Estos Neandertales poblaron Europa entre los 250.000 años Pleistoceno medio y los 30.000 años Pleistoceno  superior, llegando a colonizar incluso Asia Central y Oriente Medio, desplazando a los “preneandertales” (Homo heidelbergensis). 

Tienen una cultura más sofisticada, una industria lítica más elaborada que sus antecesores, se conoce como Musteriense y la técnica de Levallois mejorando el aprovechamiento de la piedra y del esfuerzo. Ya no sólo fabrican hachas, sino tajadores, martillos, readeras, cuchillos, buriles y perforadores, etc..., utilizaban el fuego y enterraban a sus muertos, lo que ha hecho que se conserven mejor los restos de esta especie. Todos estos aspectos, hacen pensar que las relaciones entre los individuos, eran más complejas, existiendo una forma de comunicación más compleja.

 

Hace 100.000 años, el éxito, hasta el momento, de esta especie, va a sufrir la última glaciación (Würm), es decir el enfriamiento y por tanto la aridez de los paisajes y cambios en las condiciones de la Tierra, que les  llevará lentamente  a las puertas de la extinción. Esta extinción constituye uno de los grandes enigmas de la Antropología. ¿Por la falta de adaptación?. Para unos autores ese fue uno de los motivos, además de ser absorbidos y anulados en tan sólo 10.000 años por un  nuevo grupo recien llegado de África, o Asia y que coincidieron con ellos en Europa, los Cromañones (por ser de Cro-Magnon, en la Dordoña francesa, el primero de estos fósiles que se identificó) o Homo sapiens sapiens, paso más evolucionado de aquellos sapiens que se expandieron.

 

Durante esos 10.000 años de convivencia con los Neandertales, tuvieron que competir por los mismos recursos, pues ambos grupos eran muy similares y sus necesidades eran las mismas. Saldrían beneficiados los humanos modernos por algún carácter que le diera mayor ventaja para sobrevivirles, aunque no se sabe cual. Investigaciones recientes hacen pensar que ambas especies tuvieron tiempo suficiente como para cruzarse y compartir información genética entre ellos y aportar a los “sapiens” una mayor resistencia a las infecciones. Y algo más, nosotros, los humanos actuales, podríamos decir que nos corre sangre neandertal por las venas. H

Ampliar información>>