Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

El Baúl de la Historia

Volver al listado

ARTE. Constructivismo, Suprematismo y Neoplasticismo. Camino hacia la Abstracción.

DATOS DE INTERÉS

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Con el inicio de la Primera Guerra Mundial (1916), los artistas quieren romper con lo establecido. Llegar a esta guerra, de estas dimensiones, donde se es capaz de utilizar el gas mostaza para aniquilar al hombre demuestra que esta sociedad está corrupta y confirma que el sistema occidental está en crisis. La aparente prosperidad y felicidad que se representa a través del arte (espejo de la sociedad), es una mentira, es por ello por lo que muchos artistas se replantean su misión y su estética, rechazando todo lo anterior por considerarlo parte de esa decadencia que a desembocado en una guerra. Pensaban que el arte de la época trataba de imitar la apariencia de los objetos en vez de buscar lo que hay de espiritual en la realidad.

Serían los elementos cubistas de Picasso y Braque los mimbres por los que se establecerán nuevos caminos para la búsqueda de eso que hay de espiritual en la realidad. Piensan que el arte imitativo, es decir el color y la forma, evocan estados subjetivos del sentimiento que oscurecen la realidad pura.
Con la aparición de la geometría de forma clara, desnudan el arte en su forma más pura y siguiendo la proporción divina que les ponía en relación con los valores eternos del universo y por lo tanto es la base para crear la pura realidad.
Para ello es necesario reducir las formas naturales y el color natural, utilizar colores primarios. Algunos autores, como Malevich, van más allá y piensan que hasta el momento toda la pintura ha estado sometida por la forma de la naturaleza y espera su liberación para que hable su propia lengua.
Así nace el Suprematistmo de Malevich, el Constructivismo de Tatlin y el Neoplasticismo de Mondrian.

El Neoplasticismo:

Se le considera a Piet Mondrian (1872-1944) el impulsor del Neoplasticismo, un lenguaje propio de la evolución del mundo moderno que se estaba viviendo. Este camino hacia la abstracción pura es el resultado de una experiencia personal del siglo XX, que despierta la curiosidad de otros artistas como Theo van Doesburg (1883-1931), Bart van der Leck (1876-1958) ó el arquitecto Gerrit T. Rietveld (1888-1964). Todos estos artistas quieren romper con las tradiciones anteriores, promoviendo un arte abstracto, donde primen los colores primarios (rojo, amarillo y azul), los no colores, es decir el blanco, el gris y el negro y las líneas horizontales y verticales fundamentalmente. Un lenguaje visual básico, que impacte a la sociedad y que se alcance una suerte de equilibrio entre la vida y el arte.

Dicho lenguaje no es llevado a cabo de forma espontánea entre los artistas, sino que fue Mondrian quien de forma personal e intensa experimentó partiendo de elementos figurativos y reduciendo contornos llega a unas simples formas geométricas. Este artista estaba muy interesado por las creencias esotéricas y especialmente la teosofía. Siguiendo a otros artistas fue buscando fórmulas que expresaran el componente espiritual del arte, es decir lo absoluto de forma mística hasta que encontró su propio lenguaje y teoría, el Noeplasticismo.
Para muchos artistas un paisaje no era sólo un tema de inspiración, sino que el tema trasciende hacia el establecimiento de una relación cósmica.

Todos estos resultados y experiencias fueron publicados y divulgados en la revista de vanguardia De Stijl creada en 1917 por Theo van Doesburg y Piet Mondrian. Aquí se establecerán las bases del Neoplasticismo y revertirán las creencias de muchos artistas seguidores de este nuevo lenguaje.
Dicha revista, que coincide con un momento de grandes cambios en la sociedad, pretende contribuir al desarrollo de una nueva conciencia estética capaz de despertar el interés del ser humano moderno por lo nuevo de las artes visuales. A ello se sumaron poetas como Antony Kok, pintores como Vilmos Huszar o arquitectos como Robert van’t Hoff, Jan Wils o Cornelis van Eesteren.H