Kárakatúa

Síguenos en

Siguenos en Facebook Siguenos en Twitter

El Baúl de la Historia

Volver al listado

Daguerrotipos. Los inicios de la fotografía

DATOS DE INTERÉS

TEMAS RELACIONADOS

PARA SABER MÁS

Un poco de historia

Será a principios de 1839 cuando Louis Jacques Mandé Daguerre consigue un método para fijar las imágenes formadas en una cámara oscura, a partir de las experimentaciones de Nicéphone Niépce. Un método que consistía en exponer una placa metálica, de cobre recubierta con plata, a vapores de yodo para su sensibilización y posteriormente, revelar la imagen con vapores de mercurio y se fijaba con una solución de sal. La sensación al ver una imagen de éstas es como verla impresa en un espejo.

Esta técnica era bastante costosa, por lo que la cantidad de gente que podía acceder a tener su propio daguerrotipo, era pudiente y muy reducida. En España exclusivamente se retrataron personas de clases sociales altas. ¡Por supuesto ni pensar en hacer copias con esta técnica!

 

En un principio la placa había que exponerla durante al menos diez minutos sobre la vista que queríamos reproducir, lo que hacía imposible que en ese tiempo la persona que quería ser retratada no se moviera y saliera borrosa en la imagen final. Por eso inicialmente no era el método más adecuado para retratar personas. A partir del año 1842, se mejoró la técnica y ya no hacía falta posar más de un minuto para sacar resultados óptimos.

 

Las imágenes de los personajes retratados eran muy rígidas, pues tenían que posar todo ese tiempo inmóviles y por tanto salían de una forma forzada.

El daguerrotipo lleva por delante de la placa un cristal protector, que si se rompe se oxida la placa y se pierde la imagen. Es curioso además que la imagen que se ha captado es a la vez el positivo y negativo dependiendo del ángulo de iluminación y tienen la imagen invertida lateralmente.

 

En esos momentos el daguerrotipo se convierte en la forma ideal de tener la imagen para el recuerdo, sean vistas de edificios o personas queridas. De hecho existen daguerrotipos de niños muertos al nacer, así como personas adultas que han fallecido. Es esa forma de querer tener la imagen de esa persona para la posteridad.

 

En los años siguientes dichos daguerrotipos alcanzaban gran perfección e incluso se coloreaban a mano, por lo que muchos pintores miniaturistas se dedicaron a iluminar estas fotografías. Lo mismo pasaba con los marcos y estuches, que cada vez eran más sofisticados.

 

En España son pocos los estudios de daguerrotipos, y por tanto pocas las imágenes obtenidas. Importantes son el de la bailarina bolera, que se encuentra en la Fototeca del IPCE ( Instituto del Patrimonio Cultural de España), en Madrid. Se trata de una bailarina que en contra de la rigidez que cabría esperar, por el tiempo de posado tan largo, en este caso la esbeltez es su característica, más si, como es el caso, la bailarina posa de pie, con los brazos en el aire, sin apoyar.

El daguerrotipo más antiguo de España se realizó en Madrid en el año 1843 por Juan Bruguera antes de que apareciesen los estudios fotográficos. Se trata de un retrato de un hombre vestido al estilo que por su estética y su calidad técnica se escapa de los realizados en la época, el fondo utilizado es un paisaje montañoso. La pieza tiene una gran definición y riqueza tonal. En 2016 fue subastado y adquirido por 15.000 euros por el coleccionista valenciano Díaz Prosper.

 

Otros daguerrotipos importantes son los de la Casa Vidal Quadras de Barcelona y la vista del Museo del Prado, realizada en 1851 por José Albiñana, como consta en en la esquina izquierda de la placa. Dicho retratista realizó muchos retratos a la reina Isabel II.

 

A partir de 1855 se imponen otros métodos fotográficos más baratos, como los negativos de vidrio al colodión y sus correspondientes copias positivas en papel de albúmina, que van desplazando al daguerrotipo de la época.

El Calotipo o Talbotipo fue inventado por William Henry Fox Talbot en Inglaterra en la década de los años treinta del siglo XIX. El procedimiento difería del primer invento fotográfico, el daguerrotipo, en que no partía de una imagen única y metálica, sino de un proceso donde el mundo quedaba reducido a una imagen sobre papel, invertida de izquierda a derecha.H

 

Historialia.